23 oct. 2014

Esto es tenis, querido(s) Watson (y Crick)

(desde el Open de Valencia)



Creo en ello sinceramente: no hay mejor lugar del mundo para vivir que esta Valencia española, entre Alicante y Castellón. Por sus calles, sus montañas, porque desde aquí todo parece estar cerca y , fundamentalmente, por el carácter afable y generoso de sus habitantes.
Atrás, en sus memorias, quedan las palabras de Giacomo Casanova advirtiendo de la falta de buen vino, lugares de buen comer y hombres de letras. Esta provincia es una maravilla. Que nadie lo olvide ni deje de decirlo. Lamentablemente, está llena de paradojas. Eso es lo que con rabia pienso mientras visito el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe.
Me viene inmediatamente a la memoria un artículo escrito hace unos más de diez años en su contra por el gran José Pardo Tomás (a Pepe no debería bastar con nombrarlo en un cuartiento,.debería escribirle cien cuartientos seguidos porque fue él quien, en la Universidad Autónoma de Barcelona, me enseñó a construir textos decentes que no fueran de ficción). Pues mi admirado Pepe se quejaba del desmadre que era este proyecto, de la sinrazón y falta de orden que albergaba y de la ausencia de criterios científicos e historiográficos en su planificación.
Pues me tocó ir al museo y ya estaba preparado para lo peor. He visto tantas cosas en sus alrededores. Recuerdo que cuando vino el Papa colocaron cientos de retretes portátiles junto a sus paredes, muchos de los cuales ni siquiera fueron premiados con una defecación, sólo para generar gasto y ganar comisiones. Sé que un poco más allá está el Palau de la Música y que Calatrava todavía no sabe cómo solucionar el problema de su trencadís y que, lo que es peor, nadie sabe todavía quién terminará pagando todo ello aunque se sospecha que será el de siempre, el contribuyente. Pues hoy, en el Museo de las Ciencias, me he encontrado la reproducción de la doble hélice de Watson y Crick, la doble cadena helicoidal que reproduce la molécula de ADN, una escultura de aproximadamente cinco o seis metros de altura, en medio de dos canchas de entrenamiento de tenis porque se juega el Open de Valencia y la ciencia tiene que arrimar el hombro al deporte, como si no bastara con los anabolizantes.
Así, mientras David Ferrer practica, una pelota se escapa  y alcanza la doble hélice incorporándose a ella, como si fuera una base nitrogenada: guanina, citosina o ferretina. Luego vendrá una de Andy Murray: adenina no, andenina.
El público aplaude la fuerza de sus héroes, la velocidad que alcanzan sus envíos y este cronista se da cuenta que el gran Pepe Pardo tenía razón y que aquí nunca se debió construir un Museo de las Ciencias, sino que ya que aquí parece que lo único que se hace es deporte (como diría Benjamin Black) directamente se debieron construir cinco canchas de tenis, para lo cual por cierto no era necesario el concurso de Calatrava.

No hay comentarios.: